25 feb. 2010

Norberto "Pappo" Napolitano (1950-2005)

Bueno chicos, hoy es el 5to aniversario del fallecimiento de uno de los tipos más grandes del rock y el blues argentino...que ha influenciado a varias generaciones de rockers y ha compartido escenarios con grandes de verdad (por ej, BB KING)...Pappo...por siempre...

Acá les dejo un texto escrito por el guitarrista argentino Claudio Gabis y algunos videitos de You tube para disfrutar...














Pappo, mi rival y sin embargo amigo…
Por Claudio Gabis


Una tarde muy calurosa del verano del 68, al finalizar el ensayo diario del incipiente Trío Manal en casa de Alejandro Medina, Javier Martinez me llevó a otro ensayo en una sala de teatro “independiente” en el centro de la ciudad. Allí se reunían varios músicos muy conocidos para preparar lo que más tarde se convertiría –de alguna forma- en Alma y Vida. El objeto de la visita era escuchar a un joven guitarrista, nuevo en el ambiente, que todos decían que “prometía mucho”. Cuando llegamos, ví por primera vez a Pappo, un muchacho flacucho arrodillado en el escenario, golpendo e insultando a un pedal que sostenía en las manos y amenazaba con arrojar lo más lejos y violentamente pósible. El Carpo estaba en cueros (la sala era un infierno de calor y humedad) y parecía muy, muy contrariado. Nos presentaron mutuamente como “guitarristas de blues” y entonces él me preguntó: “¿sabés algo de distorsionadores?. Compré este, anduvo fenómeno una semana y ya no funciona más”. Yo ya tenía cierta experiencia con esos bichos, así que lo tomé en mis manos y busqué como abrir el portapilas. “¿Le cambiaste las pilas? –le pregunté- puede ser que se hayan gastado”. Me miró atónito, y con su típica carcajada carpiana, esa que asustaba, pero nunca mordía, me contestó: “Que delirio. No tenía ni idea de que este relajo funcionara con pilas”. Salió corriendo y un par de minutos después volvió con un par de everredis nuevas. Entonces empezó a tocar, y me dí cuenta de que yo no estaba más sólo en aquello de tocar guitarra de blues. Estaba también Pappo, ¡y de que manera!. Allí, inmediatamente, nació entre ambos una amistad pisciana y guitarrística –mucho más fuerte que nuestra supuesta rivalidad como violeros- que duró hasta que me fui del país en el 72. Durante esos años, aprendimos mucho el uno del otro, nos pasamos yeites, tocamos horas sin parar en nuestras respectivas casas y también –¡que lindos recuerdos!- pateamos juntos, charlando sobre chicas y música, las calles de Caballito y Paternal y las vías de carga de Barracas y Avellaneda. Cierro los ojos, me concentro, y vuelvo a escuchar los sonidos de su increible carcajada y su insuperable guitarra.

















Videos:



http://www.youtube.com/watch?v=1gmJ-psuZyg
http://www.youtube.com/watch?v=nCnSH_ohz-M&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=meMgnwqNW7w&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=ZuQpTIDKW2I&feature=related